Comienza aquí

El origen del mal

 

Este mundo no es normal. Todo lo malo que nos sucede aquí ha sido creado artificialmente. Nuestro dolor, sufrimiento y los distintos problemas que atravesamos no tienen justificación moral alguna, ni persiguen un bien oculto en términos espirituales. En sentido figurado, este mundo no es más que una prisión de almas controlada por seres negativos. Y la idea de Dios que postulan las religiones viene dada por estos seres.

En la búsqueda de la Verdad y de tratar de entender por qué el mundo se encuentra metido en un lío tan horrible, muchos ya han descubierto que existe un gobierno mundial en las sombras que se ocupa de perpetuar las guerras, el hambre, la pobreza y la devastación. Este grupo generalmente recibe el nombre de Illuminati -algunos lo llaman el gobierno en las sombras o los Cabal (grupo o sociedad secreta en inglés)-, y se sabe que están organizados en una estructura de tipo piramidal o logia masónica. En realidad, estos individuos son la parte visible y terrenal de una conspiración mucho más profunda y elaborada que abarca tres niveles.

Los Illuminati son sólo la primera parte de este enredo y las piezas faltantes de este rompecabezas espiritual son aún más escalofriantes e increíbles. De hecho, dado nuestro nivel de ignorancia y desconocimiento, así como de la manipulación informativa de la que somos objeto, muchos considerarían esta información digna de ser catalogada como de ciencia ficción.

Existen tres niveles de conspiración que hacen posible el lío horroroso en el que se encuentra este mundo. El primero de ellos es el gobierno en las sombras, que infiltra todos los estamentos de poder de los gobiernos de los países más poderosos.

Los miembros de esta seudo élite -los Illuminati o el gobierno en las sombras- están en los gobiernos, las estructuras económicas y financieras mundiales, en las fuerzas armadas, en las grandes corporaciones mediáticas, y en prácticamente toda estructura corporativa con poder mundial. Son individuos que integran diversos grupos y think tanks que preconizan la globalización y delinean las medidas a tomar, tanto a través de sociedades secretas como de otras conocidas públicamente: el CFR (Council on Foreign Relations) y el grupo Bilderberg, por ejemplo.

En el segundo nivel de la conspiración están los seres extraterrestres de cuarta dimensión, que utilizan a los Illuminati como sus esbirros. Existen muchas clases de seres extraterrestres en cuanto a su orientación y sus intenciones para con la raza humana. Los hay positivos, negativos y otros a los que no les importa demasiado qué sucede con nosotros. Entre todos ellos existe una raza de seres de cuarta dimensión que nos manipulan desde hace miles de años y que necesitan de nuestra energía para poder sobrevivir. Nos consideran seres inferiores a los que tratan como ganado y manipulan nuestra percepción de la realidad.

Se los conoce genéricamente como Reptilianos, pero muy probablemente sean solamente una de varias especies extraterrestres interfiriendo con nuestro planeta. Los Reptilianos manipulan nuestro desarrollo social a través de los Illuminati, quienes ocupan lugares de poder político y económico en el mundo. Los Arcontes parecieran ser entidades sintéticas sin conciencia y los llamados extraterrestres grises aparentemente son seres esclavos al servicio de los Reptilianos, algo así como robots biológicos. También se ha sabido de la presencia de otras entidades extraterrestres, tales como los Mantis.

El mundo está bajo el control de entidades extraterrestres negativas que conspiran contra la humanidad. Esto ha venido sucediendo desde hace milenios y es el segundo nivel de la conspiración.

En un pasado muy remoto del planeta, se introdujeron cambios genéticos en la especie humana y ciertos cambios en la constitución del plantea mismo. En lo que respecta a la vida social, el influjo de estos seres no sólo tiene que ver con la política y la economía a nivel mundial a través de sus representantes terrenales, también está presente a través de las religiones mayoritarias. Estos credos son invenciones y manipulaciones tendientes a que la humanidad delegue su autonomía en una supuesta jerarquía de seres especiales y les rinda su adoración. También nos manipulan a nivel indivudual durante el desarrollo de nuestras vidas con implantes etéricos, y luego nos engañan para volver a encarnar en este planeta en condiciones desfavorables y con la memoria borrada.

La manipulación también es efectuada a través de la falsa luz: la llamada Nueva Era. Así, quienes tienen aspiraciones espirituales y no aceptan los preceptos y prácticas religiosas tradicionales, caen en la trapa de seguir los preceptos de esta falsa luz o de supuestos contactados que dicen transmitir mensajes de seres superiores o extraterrestre positivos. Muchas veces estos contactados son parte del engaño y muchas otras son también ellos engañados en su buena fe.

Algunas falsas ideas de la Nueva Era:

  • Debemos experimentar la oscuridad para comprender la luz.
  • Hemos elegido las dificultades por las que pasamos en la vida para aprender de la experiencia, por más dolorosa que sea.
  • Los Maestros Ascendidos son seres superiores que se preocupan por nuestra evolución.
  • El Comando Ashtar Sheran es un grupo de extraterrestres positivos.
  • Jesús es un único ser y es en la actualidad un Maestro Ascendido.
  • Ellos nos ayudarán sin que nosotros tengamos que hacer nada al respecto, solamente esperar su ayuda.
  • Las canalizaciones son una manera natural de entregar mensajes desde planos superiores.
  • No tiene nada de malo adorar a otros seres o dioses a los que consideramos superiores.
  • Es posible que sobrevengan cambios geológicos o planetarios que afecten negativamente al planeta y a la humanidad.
  • Todas las religiones representan una faceta de la Verdad.
  • Los males de este mundo son causados por una élite que gobierna en las sombras, sin ninguna otra injerencia externa.
  • El ser humano puede ascender y alcanzar la divinidad con esfuerzo y sacrificio.
  • La realidad es una ilusión. La verdad es algo distinto a lo que experimentamos.
  • De alguna manera hemos elegido las circunstancias de nuestra vida. Ya sea para aprender de ellas o para pagar karma.

Los preceptos de todas las religiones, junto con las creencias que instiga la corriente de la Nueva Era, han sido dadas a la humanidad para que se mantenga sumisa e inconsciente de la situación real. El hecho de rendirle adoración a falsos dioses o seres supuestamente superiores cumple un doble propósito. Nos mantiene alejados de nuestra esencia espiritual y de la realidad, a la vez que es una fuente de energía para estos seres parasitarios que se alimentan de esa adoración y de nuestras bajas vibraciones.

Con respecto a las canalizaciones de los supuestos contactados, todas hacen hincapié en que debemos esperar el cambio y la ayuda de estos seres, que se producirá de un momento a otro. Estos mensajes son claramente reconocibles porque no promueven ningún tipo de acción por parte de los individuos, sino que instan a esperar pacientemente la ayuda que en algún momento llegará del cielo para derrocar a la malvada élite a quien señalan como la culpable de todos los males.

Estos seres de cuarta dimensión y sus aliados terrestres buscan mantener a los seres humanos desconectados de la divinidad y en un estado de angustia, desesperación, depresión, espera, ansiedad y tristeza generalizada. Todas las catástrofes, los problemas mundiales, los supuestos atentados terroristas, los supuestos desastres naturales, sirven a este propósito. Así como mantener a buena parte de la población enferma, hambrienta, con crisis económicas y en condiciones de extrema pobreza.

Nuestro libe albedrío ha sido coartado, vivimos en el engaño y la manipulación. Nos han hecho creer que las tremendas condiciones negativas que experimentamos en nuestro planeta son producto de la condición humana, de nuestros errores. Que nuestras desgracias individuales son parte del aprendizaje o de un supuesto karma que debemos pagar. En todos los casos, se nos dice que hemos consentido pasar por estas experiencias y que son por nuestro propio bien. En realidad, todo es producto de la manipulación, lo cual incluye la manipulación genética de nuestros antepasados, para convertirnos en seres dóciles y desconectados y que sea más fácil mantenernos esclavizados.

Existe una trampa que actúa cuando desencarnamos, cuando vemos ese famoso túnel de luz. Estos seres o sus colaboradores se presentan a sí mismos como seres superiores o señores del karma, instándonos a reencarnar indefinidamente para pagar supuestas culpas, enmendar nuestros errores y continuar aprendiendo. Todo esto sin recordar nada de nuestras anteriores encarnaciones. En realidad, sólo quieren perpetuar nuestra angustia y estado de ignorancia.

Por otra parte, algunas personas, o tal vez la mayoría, tienen implantes etéricos que cumplen diversos propósitos. Existen implantes que afectan nuestra salud y controlan nuestras emociones y estados de ánimo. Esto puede ser visto en las experiencias de regresión hipnótica.

Así como los graves sucesos mundiales y los problemas que enfrentamos diariamente en nuestras vidas nos mantienen en un estado semi depresivo, los alimentos modificados genéticamente, cierto tipo de radiaciones y señales electromagnéticas, la industria de la des-información y la del entretenimiento, también contribuyen a mantener nuestras vibraciones bajas y nuestra conciencia suprimida.

La élite que gobierna en las sombras es el primer nivel de manipulación existente, actuando bajo las órdenes del segundo nivel, que son los seres de cuarta dimensión. Recientemente se ha podido llegar hasta el fondo de la conspiración y encontrar el origen de todos los problemas: el tercer nivel de la conspiración.

En un principio se pensaba que el problema afectaba solamente a nuestro planeta, pero se ha descubierto que afecta a todo el universo y sus dimensiones, incluyendo a los reinos espirituales. Gracias a la ayuda de varios grupos de seres que trabajaron de manera colaborativa, pudo descubrirse que nuestro universo nació con un error en su código original, un “virus fractal”, el cual dio lugar a que todo esto fuera posible. Esta información es extremadamente nueva y ha sido divulgada en este plano recientemente por un miembro de uno de estos grupos.

El tercer nivel de la conspiración está relacionado con los asesinos de universos y el código fuente en el cual está basado nuestro universo.

Debido a la complejidad del tema, para entender este tercer nivel de la conspiración es necesario leer toda la información tal cual la explica esta persona en una serie de entradas en su propio sitio web. Aquí se han traducido esas entradas para ponerlas al alcance de los hablantes de español. La primera de estas entradas, Cómo funcionan los universos, se encuentra aquí. Recomendamos enfáticamente leer toda la serie y colaborar en su difusión. Cada una de estas entradas aclara un poco más el panorama y revela información que seguramente para muchos de nosotros era completamente desconocida.

La historia oficial que nos cuentan las religiones y el movimiento de la Nueva Era caen por su propio peso una vez que se toma contacto con ciertas verdades elementales y se las analiza sin los condicionamientos sociales que funcionan en buena medida como un lavado de cerebro o una vacuna que impide el discernimiento y el pensamiento crítico.

Antes de continuar, por favor leer también la sección Disclaimer.

Anuncios